¿que estas esperando?

23 nov. 2010


Ella baja la mirada, tiene vergüenza. Sabe que si lo mira a los ojos, él se dará cuenta de todo. Con una mano se tapa la cara, mientras la otra esta agarrada a la de él; no soporta más la tensión, levanta la mirada y se confiesa: Estoy enamorada. Él le dice que la quiere, la besa, se da media vuelta y no vuelve a mirar hacia atrás. Ella decepcionada pero con la conciencia tranquila se marcha sin volver. Él no deja rastro, ella no lo busca. Y con esto me doy cuenta que a veces ese “amor” que sentimos no es más que la necesidad de decir lo que nos pasa y una vez que lo hacemos, se va como vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario